¿El anuncio de condones más ingenioso?

En castellano: “Para quienes hayáis usado los condones de nuestros competidores, Feliz Día del Padre.”

Este anuncio de Durex apareció ayer, día del Padre en Inglaterra y los EEUU (allí el Día del Padre se celebra en el tercer domingo de Junio).

No tengo idea de cómo funciona el mundo de la publicidad, pero siempre he tenido la impresión de que el mayor premio para un creativo es que le encarguen un anuncio de condones. Las posibilidades para lucir ingenio son inmensas.

Ser publicista y que te pidan un anuncio de condones es equivalente a ser delantero centro y jugar de titular la final de un Mundial. En ambos casos, se trata de meterla. Aunque sea con la puntita.

Nuestros miedos más profundos son los dragones que guardan nuestro más profundo tesoro


Con esta cita de Rilke comienza el poema visual que grabó el cineasta Tyler Stableford sobre el alpinista Steve House. Está en inglés, así que he añadido una traducción debajo.

Esta entrada es el humilde homenaje de este blog a Maruja, una amiga del grupo de alpinismo de mi padre, que perdió la vida hace unos días en el lugar más sagrado del mundo: las montañas.

Te esperamos en la próxima cumbre, Maruja.

He escalado durante los últimos 23 años.
Vengo a estas montañas, a estas paredes de piedra, a estas cascadas heladas,
una y otra vez.
¿Mis mayores éxitos? Encontré el vacío. Irresuelto.
Una y otra vez vengo,
desafiando a mis fuerzas y a mis debilidades.
Una y otra vez.
A los 18 años descubrí la escalada.
Me prometí a mi mismo que sería tan bueno como fuese posible.
Más alto, más duro, más fuerte.
Empuja, sé más ligero, necesita menos, haz más.
Deslízate, cae, patea
Exhausto, exhausto.
Un día, mi compañero y yo nos elevamos a más de 8000 metros en el cielo.
Habíamos alcanzado nuestro imposible.
Estábamos entre los más grandes de todos los tiempos.
La mortalidad retrocedía.
Intenté volver a mi hogar,
pero descubrí que no tenía ninguno.
Cuando has dado todo, ¿qué te queda?
Estaba roto, violento.
Ví a los que estaban rotos por el mismo lugar que yo.
Así pasaron años.
¿Hay algun miedo más profundo que la muerte?
Mi miedo más profundo es que no merezco el amor.
Por demasiado tiempo me había suspendido sobre este vacío,
empujado y achatado, a la vez, por el miedo
He compartido cuerda con 19 personas que ya están muertas,
asesinadas por las montañas.
Estaban, simplemente, en el momento equivocado en el lugar equivocado.
El lugar equivocado, ¿será aquí?
El momento equivocado, ¿será ahora?
¿Lo sabré?

La proposición de matrimonio más divertida y emocionante jamás realizada

Mirad este video. En tiempos como los que vivimos, este tipo de cosas me devuelven la esperanza en el ser humano.

Yo sólo le pongo una pega: el amigo Isaac ha dejado el listón demasiado alto. ¿Qué vamos a hacer ahora el resto de los mortales cuando nos toque?

Por cierto, ¿alguno de los lectores de este blog se atreve a contarnos cómo fue su pedida de mano?